domingo, 18 de octubre de 2009

Mariano Blatt...
Me tengo que ir me están esperando te quiero mucho pienso en vos todo el día cuando caminamos por el pueblo a las siete de la tarde pienso en vos y pienso en vos a la mañana cuando me despierto o mientras almorzamos milanesas con ensalada mojo el pan y ahí también pienso en vos pero ahora me tengo que ir están afuera sentados en la escalerita del cyber esperando porque todavía tenemos que ir a hacer algunas compras para la noche como cerveza y otras cosas ellos por ejemplo necesitan llevarse muchos cigarrillos porque después allá no hay nada cerca imaginate ayer pasó una moto muy rápido por la calle de tierra de al lado de la quinta y se levantó muchísimo polvo aproveché la confusión para pensar en vos cuando nadie me veía también me tomé un helado de agua pensando en vos y nos persiguieron unas abejas tuvimos que salir corriendo y me tropecé me sangró la rodilla y para que no me pusiera a llorar me dijeron que pensara en vos y se me pasó todo el dolor y la tristeza y las ganas de llorar y hasta pude agarrar de nuevo el helado y seguir tomándolo a pesar de que se había llenado de pasto y hormigas si cierro los ojos cuando bailo pienso en vos y cuando los tengo abiertos pienso en vos lo mismo pero ahora me voy porque se van a poner impacientes y pesados después me dicen que estoy todo el día pensando en vos y tienen razón porque estoy todo el día pensando en vos hoy hace un rato nos sacamos una foto muy graciosa haciendo una pirámide humana y yo salí con mucha cara de que estaba pensando en vos.

viernes, 18 de septiembre de 2009

mi mitad colorada me salvó
Estoy un poco cansada de esperar el mate que vale me va a dar, mientras deri habla de khoa y jose con la tìa de libros
Voy a hacer mi propio twitter-blog, solamente puedo con uno, es que soy rubiacolorada

martes, 1 de septiembre de 2009

No le pongas nada.

Todos los dias tengo una nueva excusa
para no comprar el bastidor
en la calle Arabe de Siria hay un lugar
no sé bien que venden
pero cada nueva semana tienen colgado
un cuadro que se lleva mi atención,
el martes pasado pasé y estaba la ola
asi le puse yo, era algo asi como un cielo histérico
quise copiarlo pero cuando volví a pasar
ya no estaba, se lo llevabaron, lo descolgaron
tal vez deba empezar por la galeria de la plaza Borges
o por la plaza del centro
aunque lo mejor creo que será
no pasar por esos lugares y por el momento
atarme las manos o ponerme a leer Roland Barthes.

martes, 18 de agosto de 2009

Del Día

Aforito más qe aforismo...

Aprender a perdonar es aceptar nuestras propias debilidades.




Homero nace en siete ciudades.
Una doncella acaba de apresar
al unicornio blanco.
Todo el pasado vuelve como una antigua ola
y esas antiguas cosas recurren
porque una mujer te ha besado.


Se dice que por aquellos lados están contagiando de yoes con lesiones...no pasen!

miércoles, 5 de agosto de 2009

Diario de una paranoia.

Sentada en el banco, con la radio encendida
miraba para afuera por un hueco entre la maquina registradora y la balanza,
pero me despistó el movimiento que hacian las hojas del arbol de enfrente,
me estaba espiando de entre una rama,
escondida con hojas que la rodeaban.
Creo que estamos solas,
aunque sólo escucho mi voz.

viernes, 3 de julio de 2009

Resumen I


Por qué escribo con la mano izquierda y apoyando la derecha sobre el papel? 
Estaba pensando todas las cosas que quiero hacer, entre ellas, quiero divertirme como nunca. 
Voy a practicar risoterapia una o dos veces por día.
No voy a esperar más nada de nadie.
Me voy a ocupar de todo lo que yo pueda dar y responder.
Voy a escribir todos los días y en el momento que se me ocurra, mientras camine, esté en el colectivo o en un bar.
No voy a hacer ninguna dieta que me ponga de mal humor y voy a adherirme a todos los días comerciales que se me antojen sin escuchar los anti del mosquito molesto que me lo recuerda cada vez que abre su boca.
Además, como me gustan los colores, voy a vestirme bien ridícula, es que ser clásica ya me aburrió.
Me voy a comprar todos los días algo para ir sublimando día a día todos mis deseos, hasta aquellos que más vergüenza me dan.
Los días que no tenga ganas de estudiar, voy a hacerles caso a mis no quereres (pseudopalabra 1); también voy a decir e inventar palabras cuando quiera y con quien quiera.
Voy a pintar más de lo que quiero y lo voy a seguir haciendo mientras escucho un único tema, tal vez me anime y ponga uno que no voy a decir. Nunca.
Me voy a reír de todas las personas que quiera y no le voy a decir Laznik que a veces me gustaría poder dominar eso.
Voy a comprarme jazmines en invierno y si no encuentro los dibujaré en alguna calle.
Y no voy a saltar en un dibujo de Rayuela.
Voy a bailar mientras escucho música en el colectivo lleno.
Me voy a poner mis botas blancas y voy a patinar por toda la casa aunque mi mamá se enoje.
También me voy a poner polleras floreadas y cortas aunque me digan que soy una casquivana rebelde y provocadora.
Voy a provocar a quien yo quiera y también a quien no quiera.
Me voy a cortar el pelo como Mafalda y me voy a hacer motitas y no me voy a depilar durante mucho tiempo.
Voy a tratar como se merece a quien me pregunte cosas que yo no le conté.
Voy a bañar a mi perrita en la bañera blanca y además me voy a dar el gusto de tirar el celular por la ventanilla de algún auto mientras pase por el puente de los malos olores.
Quiero sentarme en una vereda y mirar personas desde abajo.
Voy a ayudar a mi vecina a manejar la computadora que su esposo le dejó al irse para no volver, porque no entiende que son los botoncitos naranjas que le titilan en la parte de abajo de la pantalla.
Voy a dar bien algún vuelto para que mi tía levante las manos y diga: “gracias dios”.
Voy a plagiar a mucho ititos e ititas (pseudopalabra 2).
Voy a suspirar y voy a insultar diez minutos por día como hacían Débora y Bárbara.
Voy a ir al retiro espiritual que mi papá me dijo y también voy a invitar a mi loca amiga.
Voy a ser soberbiaconsciente y no me voy a sacar el maquillaje si alguna vez me pinto.
Me voy a disfrazar y voy a actuar para quien quiera.
Voy a sonreír con personas que detesto y me voy a poner como objetivo agradarles.
Me voy a ir a dormir la siesta después de comer y voy a masticar pocas veces y si me siento descompuesta lo arreglaré con una ranitidina.
Voy a dar besos inolvidables y voy a dejar de ponerme crema en las manos.
Voy a dejar de fumar, a malcriar a mi sobrino y a ser amiga de mis amigas.
Voy masticar chicle mientras duermo y me va a salir bien.
Me voy a chupar el dedo índice porque el gordo se lo chupan todos.
Me voy a borrar las cejas con alguna pintura y después me voy a dibujar algún gesto que no pueda hacer.
Voy a escribir muchos diarios y voy a mirar tantas películas como vida tenga.
Voy a ser una mujer artificial y no voy a ser demasiado rebelde.
Voy a mirar las novelas de la tarde, pero además voy a trabajar para saber de la vida de los demás, no por gusto si no por curiosidad.
No voy a tomar mix cereales ni chia triturada y sí algún vino en cartón de esos que se toman con frutas los chicos cuando se quieren embriagar.
Voy a seguir siendo caprichosa y voy a seguir votando sin sentido.
Voy a volar y algún día voy a ser una hormiga contenta y no una mosca de las que asesinan en verano los verdugos.



sábado, 27 de junio de 2009

Memorándum de marito y a la cama...

Uno llegar e incorporarse el día
Dos respirar para subir la cuesta
Tres no jugarse en una sola apuesta

Cuatro escapar de la melancolía
Cinco aprender la nueva geografía
Seis no quedarse nunca sin la siesta

Siete el futuro no será una fiesta
Y ocho no amilanarse todavía
Nueve vaya a saber quién es el fuerte

Diez no dejar que la paciencia ceda
Once cuidarse de la buena suerte
Doce guardar la última moneda


Trece no tutearse con la muerte
Catorce disfrutar mientras se pueda.

jueves, 11 de junio de 2009

Y encima hacía frío

Hoy, sin saber que a otra persona le había pasado, me pasó. Iba caminando por Independencia, ya había cruzado La Rioja, no sé qué iba pensando, creo que no pensaba, sólo caminaba, con los auriculares puestos sin saber que música sonaba, y de repente aparecieron, sí, un montón de palomas bajaban a la vereda de enfrente, quizás porque alguien les había tirado alguna miga de pan, pero eso no fue lo que le paso a la chica que mi tía dice que es tierna y de la cual hace un rato me leyó algo que escribió, sí, justo lo mismo que me paso a mí. Cuando me iba acercando a la puerta grande, por donde debía entrar, tres palomas se pusieron en el cordón y ahí volví a pensar, y pensar no fue lo mejor; de todos modos sentí rabia cuando mi tía me leyó lo que la chica tierna escribió, porque ella al ver las palomas, dijo que volvió a la realidad y a mí me paso exactamente igual y sentí envidia de que ella lo haya escrito antes que yo. Después de todo es porque lo leí que quise escribirlo porque si ella no lo hubiese hecho antes que yo, no estaría escribiendo ahora lo que me pasó esta mañana. Igual estoy segura, después de tanto pensar, que ni ella ni las palomas, ni mi tía tienen la culpa de que yo haya vuelto a la realidad. No tuve tiempo y entré por la puerta grande que a veces es la facultad y las palomas seguían ahí, no sé qué buscaban, porque las migas estaban sobre la otra vereda. Eso sí es algo que me quedó, sólo eso. 

Por suerte hoy me acordé de mis celos a los libros gracias a que mi amiga, me dijo que pare de estudiar, que estaba celosa de mis libros...eso me alegro el día, y por eso no me pienso ir a dormir, me voy a ver con mi tía y el hombre que me llama okupa, Los puentes de Madison.


jueves, 4 de junio de 2009

depende de quién la/lo vea...


castra, incapacita, elimina criterios, degrada y somete, deprime, asusta...

viernes, 29 de mayo de 2009

Aforismo del dìa je

Cásate; si por casualidad das con una buena mujer, serás feliz; si no, te volverás filósofo, lo que siempre es útil para un hombre. Sófocles.

Y de Deri porque insiste jajajajaja: Siempre va a haber alguien que la tenga más larga que uno. Derian.






viernes, 8 de mayo de 2009

Sobre todo una cosa hijo mío.-La inmoralidad de la mentira no radica en la vulneración de la sacrosanta verdad. A fin de cuentas tiene derecho a invocarla una sociedad que compromete a sus miembros forzosos a hablar con franqueza para poder luego tanto más eficazmente sorprenderlos. A la universal falsedad no le conviene permanecer en la verdad particular, a la que inmediatamente trasforma a su contraria. Pese a todo, la mentira porta en sí algo cuya conciencia le somete a uno al azote del antiguo látigo, pero que a la vez dice algo del carcelero. Su falta esta en excesiva sinceridad. El que miente se avergüenza porque en cada mentira tiene que experimentar lo indigno de la organización del mundo, que le obliga a mentir si quiere vivir al tiempo que le canta: .Obra siempre con lealtad y rectitud. Tal vergüenza resta fuerza a las mentiras de los más sutilmente organizados.

Separados unidos. El matrimonio, cuya denigrante parodia pervive en una época que ha privado de fundamento al derecho humano del matrimonio, la mayoría de las veces sirve hoy de artimaña para la auto conservación: cada uno de los dos juramentados atribuye al otro cara al exterior la responsabilidad de todos los males que haya causado, mientras siguen existiendo juntos de una manera a decir verdad turbia y cenagosa. Un matrimonio aceptable seria solo aquel en que ambos tuvieran su propia vida independiente sin nada de aquella fusión producto de la comunidad de intereses determinada por factores económicos, pero que asumieran libremente una responsabilidad reciproca. El matrimonio como comunidad de intereses supone irrecusablemente la degradación de los interesados, y lo pérfido de esta organización del mundo es que nadie, aun sabiendo por qué, puede escapar de tal degradación. De ahí que a veces pueda llegar a pensarse que sólo aquellos que se hallan exonerados de la persecución de intereses, los ricos, tienen reservada la posibilidad de un matrimonio, sin envilecimiento. Pero esta posibilidad es puramente formal, pues estos privilegiados son justamente aquellos en los que persecución del interés se ha convertido en una segunda naturaleza –de lo contrario no habrían afirmado el privilegio.

Mesa y cama. Tan pronto como hombres y mujeres, aun los de buen carácter, amistosos y cultivados, deciden separarse, suele levantarse una polvareda que cubre y decolora todo lo que está en contacto con ella. Es como si la esfera de la intimidad, como si la letárgica confianza de la vida en común, se transformase en una sustancia venenosa al romperse las relaciones en que reposaba. La intimidad entre las personas es indulgencia, tolerancia, reducto de las singularidades personales. Si se trastorna, el momento de debilidad aparece por sí sólo, y con la separación es inevitable una vuelta a lo exterior. Ésta se incauta de todo el inventario de las cosas familiares. Cosas que un día habían sido símbolos de amorosas atenciones e imágenes del mutuo entendimiento, repentinamente se independizan como valores mostrando su lado malo, frío y deletéreo. Profesores que irrumpen después de la separación en la vivienda de su mujer para retirar objetos del escritorio, damas bien dotadas que denuncian a sus maridos por defraudación… Si el matrimonio ofrece una de las últimas posibilidades de formar células humanas dentro de lo general inhumano, éste se venga con su desintegración apoderándose de la aparente excepción, sometiéndola a las alienadas ordenaciones del derecho y la propiedad y burlándose de los que se creían a salvo. Justamente lo más protegido se convierte en cruel requisito del abandono. Cuanto más desinteresada haya sido originariamente la relación entre los cónyuges, cuanto menos hayan pensado en la propiedad y en la obligación, más odiosa resultará la degradación. Porque es en el ámbito de lo jurídicamente indefinido donde prosperan la disputa, la difamación y el incesante conflicto de los intereses. Todo lo oscuro que hay en la base sobre la que se levanta la institución del matrimonio, la bárbara disposición por parte del marido de la propiedad y el trabajo de la mujer, la no menos bárbara opresión sexual que fuerza tendencialmente al hombre a asumir para toda su vida la obligación de dormir con la que una vez le proporcionó placer, todo ellos es lo que se libera de los sótanos y cimientos cuando la casa es demolida. Los que una vez experimentaron la bondad de lo general en la exclusiva y recíproca pertenencia son ahora obligados por la sociedad a considerarse unos infames y aprender que ellos producen lo general de la ilimitada ruindad del exterior. En la separación, lo general se revela como el estigma de lo particular, porque lo particular –el matrimonio- no es capaz de realizar lo general verdadero en tal sociedad.
Adorno. (MM)

miércoles, 15 de abril de 2009

¿Dónde va a parar el erotismo anal?







¿Se pierde? ¿se tranforma? Se subliman entre otras cosas...

domingo, 12 de abril de 2009

viernes, 10 de abril de 2009